GREEN NEW DEAL

« Back to Glossary Index

Gonzalo Gallardo Blanco

El Green New Deal, traducido al español como «Nuevo Acuerdo Verde», es una propuesta política y un paquete legislativo presentado a comienzos de 2019 por el Partido Demócrata de los Estados Unidos (dinamizado por su ala izquierda, los «Socialistas Democráticos de América»), cuyo principal objetivo enunciado es enfrentar el cambio climático y la desigualdad social. 

El nombre de la propuesta hace referencia al famoso New Deal del presidente Roosevelt, programa político con el cual se trató de hacer frente a la crisis financiera de la Gran Depresión de 1929 y los años posteriores, a través de una mayor intervención del Estado para reformar los mercados financieros, reestructurar la economía y dar cobertura social a los sectores de población más golpeados por la crisis económica. 

Alexandria Ocasio-Cortez, miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos por parte del Partido Demócrata, presentó la propuesta en marzo de 2019 en el Congreso, que la rechazó. Sin embargo, la propuesta se convirtió en uno de los temas fundamentales de las primarias del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales de 2020 y la consiguiente agenda del presidente Joe Biden, candidato ganador en las elecciones presidenciales (Arancón, 2019). Rápidamente la idea adquirió también un fuerte eco dentro de las organizaciones de izquierda y ecologistas europeas, abriéndose un debate sobre su viabilidad y profundidad entre sectores como los socialdemócratas, los verdes o la nueva izquierda, con discusiones que cristalizaron en el Parlamento Europeo, pero que también tuvieron una traslación propia en los distintos contextos estatales (sobre todo el británico, el francés y el español). 

La propuesta política del Green New Deal incide fundamentalmente en dos planos, pese a la gran diversidad de orientaciones con las que puede llegar a presentarse. En lo que respecta a la lucha contra el cambio climático, la propuesta destaca por su objetivo de descarbonizar la economía en un corto plazo de tiempo (concretamente 10 años en el plan presentado por los demócratas de Estados Unidos). El plan consiste en reducir a cero las emisiones netas, lo cual significaría una profunda conversión a energías renovables y una adaptación del transporte, el consumo y la industria a modelos limpios y menos contaminantes, conversión que implicaría una enorme inversión por parte del Estado. En lo que respecta a la lucha contra la desigualdad social, el Green New Deal destaca por su incidencia en la necesidad de llevar a cabo un gran esfuerzo estatal para garantizar el pleno empleo y el acceso a sanidad, vivienda, educación y recursos básicos para todos los ciudadanos, medidas destinadas a acabar con la desigualdad social (Rifkin, 2021). 

Fuera de Estados Unidos, esta propuesta tomó realidad en el marco de la Unión Europea en diciembre de 2019, cuando la Comisión Europea aprobó el llamado «Pacto Verde Europeo», de clara inspiración en el Green New Deal. Este acuerdo europeo declaraba la intención de superar la amenaza que el cambio climático y la degradación del medio ambiente generaban para Europa, transformando la UE en una economía moderna, eficiente en el uso de los recursos y competitiva, y tratando de superar los elementos de crisis más graves causados por la pandemia de la Covid-19. Para ello, y como ejemplo de algunas de las medidas concretas que el Green New Deal puede incorporar, la UE buscó garantizar con el acuerdo:

  • La reducción de emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55% hasta 2030 y en un 100% para 2050, en comparación con los niveles de 1990. 
  • El desarrollo y la adopción de fuentes de energía más limpias, como la energía marina y el hidrógeno, fomentando la integración de los sistemas energéticos en toda la UE y consolidando un modelo de eficiencia energética. 
  • La ampliación de zonas marinas y terrestres protegidas en Europa, recuperando los ecosistemas degradados y reduciendo el uso y la nocividad de los plaguicidas.
  • La estabilización de todos estos objetivos en aras de la igualdad social, sin que ninguna persona o territorio se quede atrás (Consejo Europeo, 2023).  

En todo caso, quizás por los limitados efectos que esta implantación tuvo en el corto plazo, tras el año 2019 los debates entre sectores ecologistas y de izquierdas en torno al Green New Deal se intensificaron. Por un lado, desde bien temprano encontramos acusaciones de capitalismo verde y keynesianismo de nuevo cuño a los sectores defensores de la propuesta (Hickel y Kallis, 2019). Esta crítica incidió en que la transición a energías renovables (véase transición ecológica / energética), convertida en pilar fundamental del acuerdo verde, no podía sustituir la superabundancia en cuanto a niveles de consumo brindada por los combustibles fósiles, necesaria para el crecimiento económico. Además, se censuraba que la implementación del programa sería tan sumamente costosa en términos de recursos que podría llegar a ser contraproducente, todo lo cual convertiría a la propuesta en incapaz de hacer frente a la crisis ecológica, tanto en su vertiente energética como en la climática (Fernández Durán y González Reyes, Barnes: 2019, 2018; Riechmann 2019;). Estas críticas fueron sobre todo desarrolladas por ciertas corrientes decrecentistas.

Todo lo anterior recibió contestación por parte de los defensores del Green New Deal, que suelen impugnar el radicalismo vacío, en forma de catastrofismo o colapsismo (véase colapso ecosocial), en el que muchas de estas críticas se habrían basado, no brindando así un marco de estabilización viable y realista en lo que al cambio climático se refiere (Pollin, 2019). En este sentido, para los defensores del Green New Deal estas críticas no darían cuenta de la profunda transformación política, social y antropológica sufrida por nuestras sociedades –especialmente agudizada en la era neoliberal– que habría reducido enormemente los límites de lo posible (Tejero y Santiago Muiño, 2010). Según estas mismas tesis, el acuerdo verde podría empezar a ampliar progresivamente tales límites, articulando las distintas posiciones en que se mueven las diversas empresas, sectores y fracciones capitalistas, de tal forma que sus críticos no estarían sabiendo apreciar las potencialidades que esta propuesta política incorporaría para abrir un nuevo proceso de transformación social (Riofrancos, 2019). 

Bibliografía

Arancón, F.; «Las primarias demócratas buscan candidato a presidente de Estados Unidos», El Orden Mundial, 18 de marzo de 2019: https://elordenmundial.com/primarias-democratas-elecciones-2020/ 

Barnes, J.; «Between the Devil and the Green New Deal», Commune, 25 de abril de 2019: https://communemag.com/between-the-devil-and-the-green-new-deal/ 

Fernández Durán, R. y González Reyes, L.; En la espiral de la energía (Vol. II). Colapso del capitalismo global y civilizatorio, 2018, Libros en Acción, Madrid. 

Hickel, J.; y Kallis, G.; «Is Green Growth Possible?», New Political Economy, 2020, 25 : 4, p. 469-486:  

Ocasio-Cortez, A.; Resolution recognizing the duty of the Federal Government to create a Green New Deal, February 19, 2019, 116ºTH Congress, 1ºST Session, The House of Representatives: https://s3.documentcloud.org/documents/5729033/Green-New-Deal-FINAL.pdf 

«Pacto Verde Europeo»; Consejo Europeo, consultado el 20 de enero de 2023: https://www.consilinewum.europa.eu/es/policies/green-deal/ 

Pollin, R.; «Decrecimiento vs Nuevo New Deal verde», 2019, New Left Review; Traficantes de Sueños, Madrid. 

Riechamnn, J.; Otro fin del mundo es posible, decían los compañeros, 2019, mra ediciones, Barcelona.

Rifkin, J.; El Green New Deal Global, 2021, Paneta, Barcelona.

Riofrancos, T.; «Plan, Mood, Battlefield – Reflections on the Green New Deal», Viewpoint Magazine, 16 de mayo de 2019: https://viewpointmag.com/2019/05/16/plan-mood-battlefield-reflections-on-the-green-new-deal/ Tejero, H. y Santiago Muiño, E.; ¿Qué hacer en caso de incendio? Manifiesto por el Green New Deal, 2019, Capitán Swing, Madrid. 

Share content
« Back to Dictionary Index